2. Compuesto térmico Noctua NH-T1 y NH-T2

Como ya sabréis, todos los disipadores de Noctua incluyen un pequeño tubo de compuesto térmico, concretamente el NH-T1 de 3.5g. Aparte de saber qué estarán haciendo con los nuevos disipadores que están sacando al mercado, el NH-T1 siempre se ha caracterizado por su alta conductividad térmica. Por tanto, no es de extrañar que Noctua, a pesar de lanzar otro compuesto ligueramente distinto, siga postando por el veterano.

Cambiar el compuesto térmico cada cierto tiempo, cada año o al menos cada dos años, es una práctica aconsejable para mantener la transmitancia térmica elevada. Como cualquier otro material, éste también se deteriora por las distintas oscilaciones de temperatura al paso del tiempo. Siempre es bueno tener compuesto térmico de repuesto para su sustitución, y conservarlo correctamente para que ofrezca sus mejores prestaciones cuando haya que aplicarlo, porque también tiene una fecha de caducidad.

Noctua comercializa como producto separado tanto el NH-T1 como el NH-T2, mediante una jeringa con una cantidad de 3.5g u otra de 10g. Sin embargo, hay diferencias entre los diferentes paquetes, como el tamaño obvio de las jeringas y a pesar de que el embalaje es prácticamente idéntico, unos traerán toallitas de limpieza y otros no. Veamos al detalle cada uno de ellos…

Noctua NH-T1 3.5g o NH-T1 10g. Componentes y accesorios

El paquete del NH-T1 es idéntico independientemente de la cantidad suministrada. Como es lógico, la única diferencia es el valor de la cantidad, de 3.5g o 10g., aunque la jeringa sea más grande o tenga incluso mayor capacidad. Esto es como el Cola-Cao, que te venden un recipiente mucho más grande que la cantidad suministrada, para que aparente más.

Noctua, tal como señala en la cara frontal del embalaje, asegura que su compuesto térmico es fácil de aplicar y limpio, no es conductor de la electricidad (esto es importante) y no es corrosivo, y ofrece una larga estabilidad térmica. La parte trasera ya ofrece datos algo más interesantes, además de una breve descripción del producto. Este producto ha sido fabricado en Taiwán, debe ser reciclado tras su vida útil y cumple con CE y RoHS, tal como señala el embalaje. Además, Noctua correctamente advierte que esto no es un producto digestible ni debe entrar en contacto con los ojos, caso contrario acudir al médico inmediatamente. Así que cuidado con los niños y los youtubers locos.

Pero lo interesante son sus especificaciones técnicas. El compuesto tiene una densidad de 2.49 g/cm3, es de color gris y ofrece un buen rendimiento térmico entre -50 y 110ºC. Son 1.4ml el tubo de 3.5g y 4.0ml el tubo de 10g. Como curiosidad, y esto es bastante relevante, es recomendable usar el compuesto térmico antes de 3 años de almacenamiento. Es decir, si compras el producto a principios del 2020, asegúrate de aplicarlo antes del 2023. Noctua recomienda sustituir el producto aplicado al menos una vez cada 5 años. Esto en realidad es bastante tiempo.

El compuesto térmico mantendrá su conductividad térmica elevada gracias al continuo calentamiento entre las superficies de contacto, y al mismo tiempo, esto hará que sea necesario sustituirlo pasado un periodo largo de tiempo, aunque si se revisa y se sustituye antes mejor que mejor. Será más necesario cuantos más ciclos de uso tenga (incremento y decremento de temperatura en cada encendido del PC).

Sin embargo, Noctua no facilita un dato importante, el coeficiente de conductividad térmica del compuesto, medido con el Sistema Internacional en (W/(m·K)). Para entender de qué va todo esto de la conductividad térmica entre dos superficies, hay que conocer la conductividad térmica de las dos superficies de contacto, como pueden ser el encapsulado metálico del procesador y la base, generalmente de cobre recubierto con una capa superficial de níquel, o aluminio. Al aplicar una capa intermedia, el compuesto térmico, este debe ser tanto o más conductor térmico que las dos superficies a transmitir. Como no conocemos tales datos, es imposible comparar este compuesto térmico con otros, más allá de hacer pruebas materiales con los mismos disipadores. Noctua afirma que el NH-T2 es mejor que el NH-T1, pero no facilita el dato más importante, su coeficiente de conductividad térmica, un tanto extraño para una marca que es famosa for fabricar disipadores para CPU. Es decir, que este tema lo controlan bastante.

Este compuesto térmico, tal como advierte Noctua, se puede usar tanto en CPUs como en GPUs. Al abrir el embalaje veréis en todos los productos una cajetita de cartón con las instrucciones en inglés de la correcta aplicación del compuesto térmico. Hay varias formas de aplicarlo, dependiendo de la superficie de aplicación. Cuanto más grande, más cantidad habrá que repartir.

Sin embargo, en la aplicación del compuesto hay varios detalles que cabe señalar. Los disipadores de Noctua, algunos de ellos, tienen un tratamiento especial en la superficie de la base que no es 100% pulido y plano, sino que tiene una superficie ligeramente ondulada para poder expandir mejor el compuesto térmico al aplicarlo. Es un detalle tan inadvertido que muchos usuarios ni se darán cuenta. Incluso dependiendo del disipador de Noctua, vendrá con una base más pulida, más plana, o con este curioso tratamiento. Otras marcas apuestan por el pulido de la superficie.

¿Por qué se aplica el compuesto térmico? ¿No empeora la conductividad térmica entre dos materiales si añadimos un tercero como intermediario en la ecuación? El problema no es directamente de propiedades físicas sino de forma. Es realmente difícil que dos superficies planas de metal estén 100% en contacto. Para ello se necesitaría una precisión microscópica incluso en el propio montaje del disipador encima del a CPU o GPU de turno. Por eso se aplica una cama de compuesto térmico con mayor coeficiente de conductividad térmica. Y para lograrlo, cuanto menos recorrido tenga el circuito material mejor, más rápida se la conductividad térmica. Por eso es importante que la aplicación del compuesto térmico sea lo más uniforme y fina posible, evitando burbujas de aire internas. Aquí todo resta. Por eso hay zonas estratégicas para poder aplicar el compuesto térmico en cantidades medidas mediante puntos, en caso de querer obtener el mayor rendimiento térmico. Como ya sabréis, la aplicación es muy sencilla mediante la jeringa, con la que podréis controlar la cantidad exacta a aplicar en cada punto.

Noctua NH-T2 3.5g o NH-T2 10g. Componentes y accesorios

Todo lo descrito anteriormente se puede comentar de igual modo para el compuesto térmico NH-T2, excepto la cantidad de volumen, que es un poco menor (1.2 y 3.6ml) a causa de una densidad mayor de 2.81g/cm3, manteniendo el peso. Prácticamente es el mismo producto que el NH-T1, pero según Noctua es un compuesto ligeramente mejor. Nada más.

Pero, para diferenciarlo de alguna manera y aprovechando otro de sus productos, el NH-T2 viene también con toallitas de limpieza. Todo un lujo para los amantes del montaje de los PCs. No es muy divertido tener que limpiar ¿verdad? ¿Cuántos de vosotros tenéis vuestro PC lleno de porquería en su interior y no os dignáis a limpiarlo? Venga va, que tú seguro que eres uno de ellos. Pues cambiar el compuesto térmico o cambiar un disipador de lugar para usarlo con otra CPU o GPU implica retirar el compuesto térmico aplicado anteriormente. Esta operación es un poco incómoda, terminamos ensuciándonos las manos y otras cosas de paso. Noctua pensó en ello y por eso empezó a comercializar toallitas de limpieza eficaces para este menester en concreto. No, no son toallitas de bebé, aunque lo parezcan.

El compuesto NH-T2 de 3.5g trae un kit de hasta 3 toallitas. Así que tendremos hasta 4 aplicaciones del compuesto térmico que podrán ser limpiados con una de estas toallitas para cada recambio. Sin embargo, Noctua ha sido más generoso con el NH-T2 de 10g, adjuntando un kit de hasta 10 toallitas. Como veréis, esto se queda reflejado en el precio. Por esto, el compuesto NH-T2 tiene un precio más elevado que el NH-T1, independientemente de la cantidad en gramos suministrada.

Como veréis, al abrir los embalajes del NH-T2, no hay nada nuevo respecto al NH-T1, más allá de las toallitas. Una vez más, nos preguntamos hasta qué punto compensa fabricar este tipo de embalajes para lucir estas jeringas. Estamos hablando de productos económicos que vienen prácticamente en cajas de cartón de lujo. La conformación del embalaje, cartón, impresión, pliegue, etc, también cuesta dinero al fabricante, y todo se termina vendiendo. Hasta este tipo de producto tiene QR, que hay que elaborarlo y los enlaces deben funcionar.

Hemos probado a cambiar el NH-T1 de un disipador viejo de Noctua, un NH-D15 que usamos en uno de nuestros PCs de pruebas, por aproximadamente la misma cantidad del NH-T2 sobre la mismo CPU. Aunque estas pruebas físicas de comparación son algo subjetivas, podemos decir que no hemos notado apenas diferencias de temperatura entre uno u otro compuesto. Vamos, que casi es lo mismo usar el NH-T1 que el NH-T2. Tal vez el NH-T2 sea un compuesto ligeramente más fluido. Pero esto puede ser una sensación errónea, porque depende del tiempo que esté el compuesto térmico almacenado. El NH-T1 que teníamos usando llevaba más tiempo almacenado que el NH-T2 que es más nuevo, y en este caso el compuesto está más seco, y por tanto para menos fluido a la hora de aplicarlo. Así que, siempre tocará atender este pequeño detalle. Cualquier compuesto térmico, como cualquier otro material, se deteriora al paso del tiempo, es decir, tiene una vida útil, y cuando ésta pasa, no hay más remedio que prescindir de él. Así que, no compréis un tubo grande si no lo vais a usar en mucho tiempo.

Veamos de qué va esto de las toallitas de Noctua…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí