3. Embalaje. Componentes y accesorios

Los auriculares B2 vienen envueltos en una caja de cartón sencilla, en blanco y negro, con la descripción de varias características y especificaciones en múltiples idiomas, tanto en las caras laterales como especialmente la cara trasera. En la cara trasera se dejan ver todos los componentes, 4 en total. La presentación está bien y tampoco esperábamos más. Está bien protegido para el transporte y almacenaje.

Las características que más llaman la atención son varias. Por un lado, es compatible con sonido 7.1 virtual, o lo que es lo mismo, sonido envolvente simulada a través de dos canales estéreo, izquierdo y derecho. Enfocado para jugadores, su estructura principal es de metal, con almohadillas de tela suave y transpirable, micrófono extraíble con filtro anti pop, y lo más importante, 2 transductores de 50 mm de diámetro, que funcionan con una impedancia de 32 Ohm con una frecuencia de respuesta de entre 20 y 20.000 Hz según Sharkoon. De entrada, ya podemos adelantar que los transductores son lo mejor de estos B2, y eso ya empieza a gustar.

Pero la cosa no se queda ahí. Lejos de solo ofrecer unos auriculares de diadema de buen sonido, Sharkoon los acompaña de una, aparentemente modesta tarjeta de sonido USB de dos canales, que funciona con software de C-Media para Windows y es capaz de proporcionar una salida con una frecuencia de muestreo de 96 kHz y una profundidad de 24 bits mediante conexión USB. No está nada mal para empezar.

Al abrir el embalaje, encontraréis los 4 accesorios (auriculares con su cable de 1.10 m, micrófono desmontable con brazo deformable, cable con tarjeta de sonido USB y un adaptador en Y con doble minijack para separar las señales de conexión de entrada y salida). Además, se acompaña de un manual de instrucciones con múltiples detalles mediante viñetas aclaratorias, también multiidioma, sobre todo explicando cómo se debe usar el mando de la tarjeta de sonido USB. El usuario no tendrá problemas para entender el producto.

Los auriculares B2 cumplen con el marcado CE, poseen el sello de conformidad FC, y como siempre, deben ser reciclados trans su vida útil, tal como señala correctamente la marca en el manual de instrucciones. Este producto ha sido diseñado por Sharkoon, marca alemana con sede afincada en Pohlheim, y fabricado en China, con empleados chinos. Empezó a penetrar en el mercado a principios de este mismo año 2022, así que es un modelo nuevo con poco tiempo.

Al ver el interior del embalaje encontraréis un pliegue de cartón que sirve para fijar los auriculares. Quizá se eche de menos alguna bolsa protectora dentro del embalaje. Ya puestos, siempre viene bien, al menos una bolsa negra de tela o similar para guardar los auriculares. A no ser que el usuario tenga algún soporte para colgarlos, este tipo de aparatos siempre acaban tirados donde no deberían, algo que ayuda a que se deterioren rápidamente por los roces entre diferentes objetos.

Como no podía faltar, Sharkoon también acompaña a los B2 con un pequeño surtido de pegatinas de la marca, destacando la pegatina central «Unleash Your Skills», ideales para usar en tus carpetas, cuadernos, pared, mesa o en tu caja de PC de turno.

Respecto a los cables, son todos sencillos y finos, con un buen cuidado en los extremos, no parece que vayan a dar problemas a largo plazo. El cableado de los auriculares viene unido en el casco izquierdo, no se puede desmontar. Es de 110 cm de longitud, ideal para conectar a una fuente cercana. Al ser unos auriculares con transductores de 32 Ohm, se pueden conectar también a un teléfono móvil compatible sin perder potencia (no es necesario un amplificador adicional). Tiene un conector minijack de 3.5mm de 4 contactos para audio de salida y micrófono de entrada. En este conector se le puede conectar el divisor en Y para mayor compatibilidad de conexiones.

O bien, se puede conectar a la toma de entrada situada en el mando, que es la parte que contiene la tarjeta de sonido, en el extremo opuesto del conector USB, con una longitud de cable intermedio de 140 cm, sumando un total de 250 cm de longitud junto con el cableado de los propios auriculares, ideal por si el usuario tiene el PC relativamente lejos. Tal como está es una buena solución de sobremesa, pudiendo pasar el cable del mando según requiera el usuario.

Por otro lado, los auriculares B2 tienen un aspecto elegante y sobrio, completamente en negro, sin LEDs RGB ni equipamiento superfluo. Al manipularlos no se notan demasiado pesados ni ligeros, con una calidad material decente y acabados, en general, de alta calidad. Tanto la diadema, las horquillas que soportan los cascos y los propios cascos tienen partes metálicas, que le confieren robustez y resistencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí